Ir al contenido

Más noticias

iGea 2020: Experiencias que dejan huellas en nuestros estudiantes

Estudiantes de primer año de Plan Común de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile participan durante todo el presente año en el Programa iGea, con el tema ”Huellas Minerales: Minería Responsable en el contexto del cambio climático”, con un variado programa de actividades que se han desarrollado en modalidad online.

Los profesores del Programa iGea en su versión 2020 son Luisa Pinto Lincoñir (DGL), Luis Felipe Orellana (DIMIN) y Joaquín Rosas (FabLab). Además, la versión iGea 2020 ha contado con la participación de profesionales de ARCADIS, CODELCO, SERNAGEOMIN, Académicos de la Universidad de Chile, y profesionales del mundo privado ligados a la minería.

 

¿QUÉ ES IGEA?

El Programa iGea corresponde a una innovación docente inspirada en el Programa Terrascope y D-Lab, ambos del MIT, que busca formar estudiantes autoeficaces que sean protagonistas de su aprendizaje, por medio de proyectos para el desarrollo sustentable abordando desafíos globales y en vínculo con la comunidad. En este programa la solución de los desafíos no es el foco, sino el proceso de aprendizaje. Para ello, los ejes principales son el trabajo en equipo, el vínculo con el medio y la visión de desarrollo sustentable.

La implementación del Programa iGea en Beauchef se ha realizado para estudiantes de Primer Año, con diversos desafíos: Ciudades Sustentables (2017), Energía Sustentable (2018-2019) y Huellas Minerales (2020). Los estudiantes postulan por medio de un ensayo o video donde muestran su interés por el programa. Se seleccionan entre 20 y 30 estudiantes considerando su motivación, currículo y diversidad. Los pilotos del programa se enmarcan en la ruta de cursos de innovación del área HÉLICE de la Escuela de Ingeniería y Ciencias, por lo cual han sido convalidados con secciones de los cursos Introducción a la Ingeniería II y Taller de Proyecto (plan antiguo) y Desafíos de Innovación en Ingeniería y Ciencias y Proyecto de Innovación en Ingeniería y Ciencias (plan nuevo).

El Programa iGea ha contado con el apoyo del Proyecto Ingeniería 2030, la Escuela de Ingeniería y Ciencias, el A2IC, la Oficina de Sustentabilidad, el FabLab, el CR2 y el Departamento de Ingeniería de Minas, todos pertenecientes a la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. Además, la ONG Covalente y Arcadis han ayudado de manera significativa al vínculo con el medio de los estudiantes del Programa iGea.

El diseño de esta versión 2020 fue realizado por la profesora Luisa Pinto Lincoñir (DGL), el profesor Luis Felipe Orellana (DIMIN) y los estudiantes de los pilotos del programa Matías Neto (DIM), Javier Maass (DIM), Rafaella Canessa (DIE), Sonya Jipoulou (DIE), Andrés Cárdenas (DIQBM), Pedro Litschi (DIMEC). Además, el diseño de esta versión contó con el apoyo de Vilma Pérez (Arcadis), Danisa Peric (FabLab) y Cristóbal Ostornol (DirVex).

 

ESTE AÑO

Durante el primer semestre los estudiantes se enfocaron en la comprensión de la importancia de la minería para el desarrollo de Chile y en la definición de desafíos asociados a cómo ésta se puede transformar de manera más responsable con el entorno, ya sea comunidades y/o medioambiente. Los asistentes tuvieron el desafío específico de dar solución al problema de los relaves abandonados y acumulados en un período en el que no existía una normativa clara sobre su manejo.

El segundo semestre contempla el Curso iGea Diseño que pretende impulsarlos a desarrollar un proyecto con toda la metodología de cómo se enfrenta el ingeniero/a y científico/a para resolver un problema concreto.

Se espera que al finalizar las clases las y los estudiantes puedan concebir y diseñar un proyecto con criterio de innovación que considere las necesidades del usuario, utilizando herramientas tecnológicas para optimizar el uso de recursos y del tiempo.

Además se encuentran las competencias asociadas a Plan Común, las cuales son comunicación académica y profesional, compromiso ético, trabajo en equipo e innovación.

El curso se realiza a través de variadas actividades, las cuales constan de cátedras semanales, trabajo de taller en equipo, entrevistas con expertos en el tema y exposiciones grupales del proyecto frente a un panel de expertos.

 

HACKATON 2020

Al comenzar la segunda parte del Programa iGea se realizó una Hackaton, en la que los equipos realizaron un trabajo intensivo en 4 sesiones para lograr definir y planificar la solución de su desafío. En cada sesión presentaron sus avances al cuerpo docente y en la última reunión frente a un panel de 3 expertos, conformado por el Profesor Christian Ihle del Departamento de Ingeniería de Minas, junto a Francisco Casado (Beauchef Proyecta) y Danisa Peric (FabLab).

Durante estas sesiones las y los estudiantes contaron con el apoyo y guía del equipo docente, que los asesoró para evaluar la viabilidad de las soluciones que surgían a partir de los equipos de estudiantes. Además, al usar la estrategia de hackaton se les quiso dar un espacio muy estimulante para llegar a esta propuesta de proyecto de diseño, la que se está desarrollando durante primavera 2020.

 

TESTIMONIOS

Diego Ponce, estudiante iGea 2020

Soy Diego Ponce Rojas, tengo 19 años y actualmente curso segundo semestre de Ingeniería Plan Común. Elegí esta carrera porque me apasiona la solución de problemas y creo que tengo todo el potencial para de algún modo u otro dejarle a este mundo mi granito de arena. El programa iGea “llegó” a mi vida con una invitación a inicio de año a postular. En principio no entendía muy bien de qué trataba, pero cuando logré entender el enfoque sustentable que busca en la ingeniería y la temática del año “Minería sustentable” me dije a mi mismo, ahí debo estar. Postulé y quedé. Hasta el día de hoy creo que ha sido la mejor decisión que he tomado en la Universidad. El curso iGea inició con la parte “desafío” (primer semestre), donde nos introdujeron sobre lo qué eran los relaves, el impacto que tienen los minerales en el mundo y el daño que producen. Esta parte del curso tuvo dos trabajos importantes: el primero consistió en una investigación más a fondo de los relaves en Chile y su relación con la cantidad de cobre que consumimos como sociedad. La segunda parte y la más importante para mi fue en un equipo de trabajo bajo la tutela de un mentor, quien nos ayudó en la elaboración de un proyecto que buscaba una solución más conceptual que teórica en torno a los relaves y su impacto con las comunidades aledañas. Lo más importante del proyecto fueron las personas con quienes formamos equipo. Puedo decir que me llevo a casa cuatro amistades muy buenas, personas muy dedicadas al trabajo y muy divertidas. La segunda parte de iGea (segundo semestre), que está en desarrollo, consiste en el Diseño de las soluciones que podamos entregar a la temática de relaves. Esta vez nos entregaron el “problema” o “sub-temática” a resolver. Mi equipo tiene el tema “Transporte de relaves y Tuberías” y hemos funcionado increíble. Creo que somos un equipo tan heterogéneo que nos complementamos en todo. Hemos podido llegar a la solución del trasporte de relave mediante tuberías diseñando un sistema de inspección, el cual pretende prevenir posibles accidentes inesperados. Puedo decir que iGea ha sido una experiencia enriquecedora. Hemos analizado una temática muy importante en la industria minera,  la cual requiere de prontas soluciones innovadoras por su impacto en comunidades aledañas y el ecosistema, y por otro lado, las personas que he conocido y las amistades que he formado son impagables.

 

Constanza Leiva, estudiante iGea 2020

A comienzos del semestre pasado, cuando se abrieron las postulaciones al programa iGea, no estaba muy segura de participar dado el contexto actual, pensando en cómo iba a resultar adaptarse a la Universidad y además en formato online, añadiéndole un curso que pensaba sería desafiante y demandante en tiempo. Sin embargo, estoy muy feliz de estar participando en el programa, ya que es una oportunidad increíble para darte cuenta de que las ideas que tienes si pueden llevarse a cabo, dándonos las herramientas y el apoyo para abordar problemáticas reales y plantear soluciones a ellas. 

Si bien, efectivamente dedicamos bastante tiempo con los equipos discutiendo ideas, investigando y analizando formas de presentarlas, todo lo que aprendí en el proceso valió definitivamente el esfuerzo, además de que me ayudó a conocer a compañeros/as que de otra forma no hubiese podido.

Gracias a las distintas instancias que se nos otorgaron (como conocer y conversar con expertos de distintas áreas), el constante feedback y apoyo del equipo docente, poco a poco fuimos avanzando con los proyectos, enfrentando también algunos desafíos en el camino, como por ejemplo, cuando a una semana de la presentación final, nos ayudaron a ver que una idea no era tan factible como creíamos, pero al final todo esto nos motivó a trabajar y comprometernos aún más con nuestro proyecto. Es por esto que estoy comenzando este segundo curso con muchas ganas de ver cuáles serán nuestros próximos desafíos y cómo afrontarlos de mejor manera.

Previo al primer curso de iGea, no sentía mayor conexión con la minería, lo veía como algo lejano y que no afectaba directamente mi vida cotidiana. Sabía que era una de las principales actividades económicas del país, pero no era algo que encontrara relevante para mi como estudiante de la zona sur, donde no es tan común. Mi "opinión" estaba basada en cosas que había leído/escuchado de forma casual, de las cuales, la mayoría eran negativas (casos de contaminación a ecosistemas, conflictos con comunidades, etc.). Es por esto que, cuando al comienzo del curso nos hicieron una encuesta que decía "¿crees que Chile debería alejarse de la minería como actividad económica?", sin mayor reflexión respondí "depende".

Sin embargo, luego tuvimos un desafío: permanecer el mayor tiempo posible sin ocupar objetos que contengan minerales. Ahí recién comencé a entender la dimensión del impacto que tiene la minería en nuestra vida cotidiana y que antes no consideraba. Y así, a medida que avanzaba el curso e iba aprendiendo acerca del tema, mi opinión fue cambiando, pues al fin y al cabo alejarnos de la minería sería también alejarnos  de todos los objetos electrónicos que, hasta ahora, no tienen sustituto para los minerales que requieren y, en contextos como el actual, han demostrado lo necesarios que se han vuelto. Es por esto que, si me preguntan ahora, mi respuesta definitivamente sería “no”, pero teniendo en cuenta que es necesario avanzar hacia una minería sustentable que tome mayores medidas para prevenir su impacto en el medio ambiente y ecosistemas aledaños y si bien, gran parte de esta responsabilidad la tienen las mineras, nosotros como individuos podemos aportar siendo más conscientes con el uso de los minerales presentes en los objetos que nos rodean, por ejemplo, reciclando los residuos electrónicos que generamos.

 

Cristóbal Muñoz, estudiante iGea 2020

iGea es un muy buen curso, ya que de forma práctica enseña problemáticas que muchas veces no son tan difundidas ni conocidas por nosotros. A través del trabajo en grupo nos incentiva a investigar y a proponer soluciones. Asimismo contribuye al intercambio de ideas, a un trabajo más ameno y a la formación de lazos con nuestros compañeros.

Me siento muy satisfecho de participar en iGea, ya que desde el principio, tanto la acogida como el apoyo de los profesores, junto a los auxiliares es buena y fundamental para guiarnos a una mejor solución, sin importar las dificultades y errores que tengamos.

Antes de ingresar a iGea veía la mayor parte de las cosas positivas de la minería, ya que es lo que más se menciona de esta industria, destacando el uso de sus productos en la vida cotidiana y en el desarrollo de nuevas tecnologías.

Pero ahora en el curso, además de reforzar en parte lo anterior, me mostraron la contraparte de esta industria, es decir, los desechos que produce y como pueden afectar a la flora y fauna, a las comunidades cercanas y al ambiente en general. Esto me lleva a pensar que sigue siendo una industria muy importante en el desarrollo global, pero se tiene que hacer con responsabilidad, mediante la búsqueda de formas para que su impacto cada vez sea menor en el ambiente, junto con buscar reutilizar los desechos generados o recuperar el espacio que estos ocupan.

 

Javiera Reyes, estudiante iGea 2020

Soy Javiera Reyes alumna de primer año del curso iGea, el que me parece una gran oportunidad para ver con otra perspectiva la minería, pues aún tiene un gran camino que recorrer para no afectar al medio ambiente. A lo largo del año he aprendido que existen múltiples formas en que la minería sea sustentable. Mi ingreso al curso fue por la misma razón que quería ver si el crecimiento económico puede ir de la mano con la protección ambiental. Me siento motivada de seguir aprendiendo, esperando cumplir los objetivos que nos hemos propuesto al final del curso.

 

Danny González, estudiante iGea 2020

Durante el perído que llevamos de iGea me he sentido muy motivado. Llegué con poco conocimiento sobre la minería y sus problemas, pero con los esfuerzos del cuerpo docente, las interacciones con el medio y los conocimientos de mis compañeros de equipo, gradualmente he ido profundizando en lo importante de la temática y del impacto que tendría nuestro trabajo. También destaco la libertad que nos entrega el cuerpo docente para desarrollar nuestros proyectos. Siento que investigar y organizarnos en equipo con total independencia nos ayuda a formar habilidades importantes que se pierden en los trabajos más guiados.

Cuando entré a ingeniería lo que más me motivaba era llegar a tener la capacidad de identificar y solucionar problemas importantes. En mi opinión iGea entrega una experiencia que ayuda a desarrollar la confianza para poder realizarlo desde el primer año de la carrera.

 

Tatiana Yáñez, ayudante del curso y estudiante de Ingeniería de Minas

Como estudiante de minería encuentro que la instancia de reflexión que proporciona iGea acerca de la minería y las diversas e innovadoras maneras que hay de conectarla con la sustentabilidad es muy enriquecedora para los y las alumnos/as, puesto que el futuro de la minería debe ser amigable con el medioambiente, y es necesario comenzar a enseñar esta temática desde el comienzo, para poder generar futuros profesionales con una mirada distinta a la convencional.

Junto a esto iGea ha ayudado a los alumnos y alumnas a visualizar que la minería no es solo contaminación y daño al planeta, sino que puede ser sostenible y además es necesaria para el desarrollo de Chile. Gracias al programa de curso sus pensamientos evolucionaron desde una visión negativa, en la que preferían no tener minería en el país, a una más positiva, donde reconocen su necesidad, pero también quieren un cambio en la misma, con el fin de evitar daños al medio ambiente.

IGea 2020 es una instancia muy buena y necesaria. Son indispensables más cursos como éste dentro de la carrera y es un gusto poder formar parte de su organización.